"Si no me escuchas, tanto da quien DESdialoge contigo"
Últimas entradas

Vanidad

lunes, marzo 21, 2011 , Posted by Lady Anairu at lunes, marzo 21, 2011


Como ya he comentado mi nuevo sumiso ha llegado a mí con bastante equipaje, bueno y malo.

Lleva el doble de tiempo en este mundo, lo sabe y eso le daba hasta ayer una seguridad que no era beneficiosa.

No le teme al dolor, es ese un mundo que ha transitado y sabe moverse en él, sabe que grado de dolor esperar con una u otra tortura.

Cuando le di opción a elegir su palabra de seguridad, su contestación le metió en problemas.

No la necesito.

Se creia muy valiente, primero porque aún estaba vestido y sin ningún tipo de privación sensorial, y segundo porque la sesión anterior fue una mera sesión de tanteo.

Tan solo lo tackleé "superficialmente".

No tenía intención la vez pasada, de tocar ninguna sinfonia, tan sólo fue ver si sus cuerdas eran lo suficientemente buenas para poder ser afinadas y sacar de ellas mis melodias.

Pero eso fue antes. Ahora iba a comenzar a afinar sus cuerdas.

Con él como ya he dicho voy a tener que emplearme a fondo, y será un placer. Más dulce será sostener su entrega y disfrutar de su sumisión.

No me ha costado mucho enseñarle a esperar lo inesperado. A que el dolor no tiene necesariamente que venir de la mano de sangre, sudor y lágrimas.

Era muy vanidoso con su pelo que le llegaba hasta su barbilla. En nuestros anteriores encuentros se pasaba más tiempo atusandose su cabello que yo misma.

Eso tendía a distraerme, y ningún Ama puede permitir que un sumiso la distraiga.

Ayer terminó  su segunda sesión conmigo con la cabeza rasurada.

Me di el placer a mi misma de dejarsela intacta hasta el final de la sesión para poder tirar de su pelo en más de una ocasión. Sabiendo yo, pero desconociendolo él que durante al menos unos meses  ese sería un placer del que no iba a disfrutar.

Haciendole saber que su negativa conllevaba su primer castigo que obtendria al final, y dejando que se preguntara que castigo sería, que fuera descartando según avanzaba la sesión.

Ya no se siente tan seguro. Ahora teme que es lo que le pueda venir y eso es bueno.

En las siguientes semanas que se le avecinan, me agradecerá más de una vez no tener que perder tiempo en su pelo, va a entrar en una serie ascendente de rutinas diarias que lo van a mantener ocupado y sin tiempo de embellecer su cabello.

Se que en su interior se está preguntando si su melena es una de las cosas de las que ha de prescindir para siempre si verdaderamente desea ser mi sumiso, o si es tan solo parte temporal de un castigo. Que se lo pregunte es bueno. Le ayudará aclararse a sí mismo hasta que punto está deseoso de entregarse.

Cuando antes de irse le pregunté nuevamente que palabra de seguidad quería  no dudo en dar una.
Precipicio.
Sonreí mentalmente, si esa era la primera palabra que le había venido a su mente, la sesión había sido enteramente fructuosa.

Currently have 1 comentarios:

  1. AMA ISTHAR says:

    Siempre digo que me encantan los sumisos chulitos y cabroncetes... pq son los que despues dan mucho mas de si y los que mejor aprender a hablar solo cuando tienen que hacerlo.

    Preciosa imagino la situacion, tu cara y disfruto contigo.

    Un besote