"Si no me escuchas, tanto da quien DESdialoge contigo"
Últimas entradas

Agujas

lunes, septiembre 26, 2011 , Posted by Lady Anairu at lunes, septiembre 26, 2011

Hubo un año en mí época de estudiante que necesité hacer un curso de compatibilización de dos asignaturas de ciencias...

Acabé haciendolo en sanitaria en un centro publico....

Yo era la niña pija y "delicada", con acento raro y recien llegada de un internado de solo chicas... Me levantaba cuando el profe entraba, lo trataba de usted... levantaba la mano para hablar... y a pesar de llevar vaqueros y nikes, el gesto de estirar la falda del uniforme... estaba presente constantemente...

Mis nuevos compañeros... locos extraterrestres.
La sintonia inicial.... Asquerosamente mala.

A mí, eso de cadaveres... autopsias, amputaciones.... puagssss.

Afortunadamente para mí, solo eran conversaciones del entorno y no mis asignaturas.

A principios del segundo trimestre...   mis compañeros y yo, ya nos llevabamos mejor...

Tan bien, que decidieron darme la bienvenida oficialmente al grupo con una novatada..

y acabé encerrada una noche, en una de las cámaras de la morgue del centro de practicas...

No estaba precisamente vacia...

Recuerdo de manera imborrable el frío y el olor...

Si se esperaban gritos, lloros, puñetazos y patadas a la puerta... los defraudé...

A esas alturas estaba más que aburrida de verlos practicar con agujas,bisturis naranjas, limones y hasta algún pobre cerdo muerto...

Dos días después... les agradecí su amable novatada... despues de haber asaltado de manera ilegal con nocturnidad, alevosia y premeditación cierto armario.


Uno por uno, de sorpresa acabaron con una jeringa en el brazo... y mientras yo empujaba los miraba y les preguntaba.. ¿Suero salino, Halperidol o DHG?

Uno de ellos incluso me dijo: "No eres una pija, eres una perra."

Le dije dulcemente que no era u.n.a perra,era L.A perra. Y que haría bien en no olvidarlo.

Admito.. que recuerdo ligeramente haberle enunciado amablemente los efectos secundarios de una dosis mal administrada de DHG... ¿Cuanto pesaba?... ¿Me habría pasado?



Acabó con los pantalones mojados, le comenté de pasada que esperaba que solo se hubiese meado encima...

No me hicieron más novatadas, dejaron de reirse de mi delicado estomago y procuraban no cabrearme... (lo que da de sí el suero salino...)

Sigo odiando las agujas... ni es mi práctica favorita, ni disfruto con ella...., no quiere decir que no sepa hacer un bello trabajo....

En realidad las agujas no duelen.
¡En serio!
Y lo dice una mujer que monta unos pifostios de la leche (si me dejan), y ha de armarse de valor cuando me han de extraer sangre.

Lo que en realidad duele es la inyección del líquido del antibiotico vía intramuscular.
El pinchazo... Bien... Es menos doloroso que una picadura de abeja, un corte en un dedo o un martillazo acdiental.

En plan bedesemenero, las agujas son menos dolorosas que las pinzas, el ballbusting, o estar de puntillas más de 5 minutos.

El dolor está limitado al "picotazo" del momento, el cual puede eso si, ser alargado con el ador de haber empado las agujas con alcohol.

Un buen castigo para un sumiso masoquista, amante de las agujas, es en mi opinión, usarlas de la manera menos dolorosa para él.

Agujas nuevas, guantes de latex, betadine en la piel y a colocarlas. Cuando acabé el sumiso tenía una mirada de descontento descomunal.
Juas. Juas. Juas.
No le escocían lo que él se esperaba... Pero mí placer, pasa en la mayoría de los casos, por denegar el suyo. Bastante placer le iba a permitir después al dejarle regodearse con las marcas, que hay veces que todo en la vída no se puede tener a la vez.

Currently have 0 comentarios: