"Si no me escuchas, tanto da quien DESdialoge contigo"
Últimas entradas

Seguridad pero con discrección

miércoles, marzo 17, 2010 , Posted by Lady Anairu at miércoles, marzo 17, 2010


Ya he comentado en anteriores entradas - y seguro que volveré a comentar en futuras-, que para mí la seguridad es primordial. Primero de cara al sumiso, que se lo merece por esa confianza que deposita en mis manos. Segundo para mayor tranquilidad mía.

Siempre se suele decir que más vale maña que fuerza. De lo primero yo tengo carros y carretas, de lo segundo menos ( de la física, de la moral a raudales también). Entonces se ha dado algún caso, en que aunque pensado de mi parte que todo está correcto, prefiero y me siento más segura, si es otro Am@, o inclusive otro sumiso conocido y que no vaya a participar en esa sesión, quien revise, sobre todo si el asunto va de anclajes al techo, o similar, que yo haya funcionado correctamente con el taladro y no halla usado una broca incorrecta, o colocado el taco del tamaño adecuado.

Prefiero que de este tipo de  "backstage" el sumiso que va a compartir sesión conmigo ni se entere.

¿ Qué porqué?

Pues decidí así casi desde el comienzo, y tras una vivencia en la vida real totalmente fuera de BDSM.

Si tu vives en un cerco de seguridad de un edificio publico y a diario lo que ves es una seguridad mínima y normal, te dices, todo esta correcto, tranquilo, quien se ha de preocupar de la seguridad esta tan tranquilo haciendo sus sudokus en la puerta.

Pero si ves, que en vez de eso, hay polícias con perros paseando por el perímetro y que el de puertas en vez de su sudoku habitual lo que tiene es un espejo de mano para revisar los bajos de todo coche que entre en el perimetro, te dices... " uyyyy aquí algo pasa, aquí algo va a ocurrir fuera de lo habitual, o quien se encarga de que yo esté seguro teme que pueda ocurrir algo malo". Entonces tu estado de tranquilidad habitual se ve alterado y pasas a estar preocupado.

Pienso que lo mismo le sucede a un sumis@ si vé que su Am@, se preocupa excesivamente o de manera excesiva a la habitual por la seguridad de una sesión, y entonces ya no la comienza en el estado de relajación y confianza habitual y que debe ser la tónica de cada sesión.

Por lo tanto: Seguridad para el sumiso SIEMPRE. Pero tampoco le preocupemos en exceso con ella.

Currently have 0 comentarios: